A 69 AÑOS DE LA MUERTE DE MARIANO AZUELA VIVE SU LEGADO

0
175

(NP).- A 69 años de su muerte Mariano Azuela González, autor del género literario denominado novela de la Revolución Mexicana, aún prevalece su legado con su novela “Los de Abajo” o “Mala Yerba” entre otras.
Mariano Azuela González.
Nació en el 1 de enero de 1873 en la ahora calle Hermion Larios, del antiguo barrio de mestizos de Triana, que luego ya en el siglo XV111 pasó a ser Barrio de San Felipe, en la ciudad de Lagos de Moreno, Jalisco.
Estudió la carrera de medicina en Guadalajara y al graduarse trabajó en su ciudad natal como médico adscrito en el hospital de pobres “Rafael Larios” abriendo una botica.
En 1896 apareció en una revista las impresiones de un estudiante, su primera obra publicada. En 1903 en los primeros Juegos florales de Lagos, obtuvo un diploma por su narración de “Mi Tierra”.
Destacó por sus obras ambientales en el periodo de la revolución mexicana, y algunas de sus obras tempranas como “Los Fracasados” 1908, y “Sin Amor” 1912, contienen todos los rasgos que caracterizan a su obra sátira social crudo realismo expresivo y construcción clásica de la novela.
Fue autor del género literario denominado novela de la Revolución Mexicana, fungió como jefe político del Cantón de Lagos en 1911, al triunfo de la revolución Maderista de la que fue partidario, cargo del que duró escasos dos meses, en el que enfrentó la más grave inundación sufrida en la ciudad de Lagos de Moreno en julio de 1911, que devastó partes aledañas al río que cruza la población.
Las tropas revolucionarias ocuparon Lagos de Moreno, en agosto de 1914, y tras la convención de Aguascalientes en que se dividen los revolucionarios en dos facciones una leal a Francisco Villa, y otra a Venustiano Carranza, nuestra ciudad es ocupada por tropas del Centauro del Norte, desde octubre de 1914 y hasta junio de 1915.
Fue con las fuerzas de Francisco Villa, con quien el doctor Mariano Azuela se identifica y participa en la Revolución Mexicana fungiendo como Director de Instrucción Pública del Gobierno de Jalisco, durante el gobierno Villista de Julián Medina 1914-1915.
Tras la expulsión de los Villistas de Guadalajara, en abril de 1915, el gobierno Villista de Julián Medina, traslada sus poderes a Lagos de Moreno, despachando en la antigua jefatura política de Lagos en el edificio ubicado en la esquina de las calles Constituyentes y Mariano Azuela.
Una batalla en la estación de ferrocarriles de Lagos de Moreno, entre los Villistas y Carrancistas, ocurrida el 29 de junio de 1915, será clave del destino del escritor Mariano Azuela, en esa batalla, el general Rodolfo Fierro al frente de una sección Villista de aproximadamente 4 mil hombres a caballo provenientes de León, atacaron sorpresivamente a una sección del ejército constitucionalista de Manuel M. Diéguez que estaba concentrado en la estación de ferrocarriles de Lagos de Moreno, con aproximadamente 2 mil hombres, que sin embargo a pesar del ataque sorpresivo y del menor número lograron derrotar y dispersar a los Villistas que retornaron hacia el bajío de Guanajuato.
Por ello los carrancistas se afianzaron en la plaza de Lagos, expulsando las fuerzas Villistas de Julián Medina, y por ello el escritor Mariano Azuela, colaborador de Villa, también tuvo que huir primero a Guadalajara y luego hacia el Paso Texas, donde se escribiría su obra cumbre “Los de Abajo” con todo el material que recogió de sus impresiones en la Revolución Mexicana.
A unas cuantas cuadras de donde se encuentra el Centro de los Trabajadores Agrícolas Fronterizos en el Paso Texas, vivió Mariano Azuela en un modesto departamento, por la calle Oregón, en el 609 enfrente de la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús.
Al regresar a México, instalo su consultorio médico en la colonia Santa María la Ribera, en la Capital del País, Sin abandonar el ejercicio de su profesión siguió escribiendo novelas.
Existe una primera etapa entre 1893 y 1909, señalada por el naturalismo francés que recoge los ideales de justicia e igualdad a este periodo pertenecen las “Impresiones de un Estudiante” “Los Fracasados” “María Luisa”, Mala Yerba”.
En un segundo estadio entre 1911 y 1918, comprende la novela comprometida, que se inicia con “Andrés Pérez Maderista”, cuyo personaje es un periodista que participa en proceso revolucionario.
En la gran Novela de la Revolución “Los de Abajo”, muestra la ascensión de un campesino, Demetrio Macías (en donde representó al general Villista Julián C. Medina, que pasa a ser jefe revolucionario hasta alcanzar el generalato.
En el personaje Azuela no traza sólo el retrato de un héroe positivo, sino que aplica su psicología a la problemática que advierte en algunos personajes históricos que conoce personalmente. Otras obras de este periodo son “Los Caciques”, “Las Moscas” “Las atribulaciones de una Familia Decente”, “Y Domitilo quiere ser Diputado” se da una tercera etapa en la que expresa las consecuencias de la Revolución Mexicana, utiliza otras técnicas narrativas como suposición temporal, los bruscos de escenas y niveles distintos en la narración de esta fase 1923 a 1932, son “La Malora” “La Luciérnaga”.
Y en un cuarto y último ciclo, escribe novelas de tipo histórico y político ya con visión más crítica y reposada, aparecen en esta época 1933 a 1946 “San Gabriel de Valdivia”, “Pedro Moreno el Insurgente”, “Nueva Burguesía” y “La Mujer Domada”.
Azuela es uno de los precursores de la nueva novela mexicana. Sus obras “La Maldición” y “Esa Sangre” fueron publicadas póstumamente.
En 1942 fue galardonado con el Premio Nacional de literatura por el presidente Manuel Ávila Camacho,, miembro fundador de El Colegio Nacional 1943, la obra del Doctor Mariano Azuela González, fue reconocida por el Gobierno del Presidente Miguel Alemán Valdés, al otorgarle el Premio Nacional de Bellas Artes y Ciencias, en 1949.
Mariano Azuela González, murió el 1 de marzo 1952 en la Ciudad de México, sus restos descansan en la Rotonda de los hombres ilustres del Panteón Civil en la Ciudad de México.
Fuente: Archivo Histórico Municipal de Lagos de Moreno.